Blogia
Las Pequeñas Huellas de mi Mundo

Mujeres en la F1: ¿Se puede romper éste paradigma?

Mujeres en la F1: ¿Se puede romper éste paradigma?

 La Formula 1 actual nos está acostumbrando a innumerables cambios con la idea de mejorar, manipular o simplemente variar y beneficiar el espectáculo; todo esto está muy bien, pero donde pocos avances se ven, es en lo que a los pilotos se refiere. El más reciente al que pudiéramos hacer mención, es la entrada del primer piloto de color a la categoría. 

La incursión de mujeres como pilotos en la F1 ha sido muy pobre, la pregunta de rigor sería: por qué han sido pocas las mujeres en manejar un F1? Es una cuestión cultural?, es algo físico-biológico?. Cuando ahondas en el tema te encuentras que las pocas incursiones se remotan a varias décadas atrás, llamando poderosamente la atención, que teniendo hoy en día sistemas tan avanzados de seguridad, entrenamiento, preparación y demás aspectos para estar dentro de uno de estos vehículos, no se vea a ninguna por allí o por lo menos intentándolo.

Si viajamos un poco en el tiempo nos encontramos con algunas que se hicieron notar, entre ellas: Elizabeth Junek (en 1928 quedo en 5to lugar en  Targa Florio en una competencia de más de 7 horas de duración donde cada vuelta abarcaba 107 Km.) Maria Teresa de Filippis (en 1958 participó en 4 pruebas puntuables Mónaco, Spa, Portugal y Monza) Maria Grazia Lombardi (la primera en puntuar) Divina Galica (la más rápida en Ski, pero muy recordada manejando autos también) Desiré Wilson quien a principios de los 80 pasó a la historia por ser la primera en adjudicarse una carrera del campeonato británico de F1 dominando a placer de principio a fin y Giovanna Amati (última mujer en intentar clasificarse para una prueba de F1 en 1992, su puesto fue ocupado posteriormente por Damon Hill). Todas ellas han sido precedente, pero y después de Amati, porqué no ha incursionado ninguna otra?, si investigamos un poco más allá nos encontramos con aspectos importantes que influyen de manera determinante en el que puedan o no estar dentro de la categoría, aspectos  biológicos y socio-culturales.

Los que entienden un poco sobre biología, genética y deporte coinciden en que tanto hombres como mujeres aunque tengan diferencias palpables (física y mentalmente) pueden desarrollar perfectamente sus cuerpos y prepararlos para cualquier actividad física, estas diferencias ciertamente pueden influir sobre todo en el desempeño que las mujeres puedan tener en algunas actividades, con respecto a los hombres, por ejemplo los niveles de talla y peso; los hombres tienden a ser más fuertes porque son más altos (extremidades más largas) esto les facilita el trabajo mecánico con sus cuerpos, también los hombres producen mayor cantidad de testosterona que las mujeres (hormona que en grandes cantidades, como ocurre en los hombres, incita a sensaciones de riesgo y competitividad) esto en particular se cree es el basamento fundamental de porque las mujeres no son tan proclives a participar en competencias automovilísticas; ahora bien, si esto es así por que existen entonces algunas mujeres que corren autos, no formula 1, pero si en otras categorías como Danica y Milka entre otras.

Según investigaciones realizadas parece ser que la producción de esta hormona durante el embarazo determinará las características físicas y competitivas de la persona. Es decir mientras más testosterona reciba el feto hembra, mayor será su fuerza, resistencia y capacidad competitiva en el futuro.Por otra parte las características socio-culturales, tienen importancia también para el desarrollo y evolución de las capacidades deportivas. En el caso de las féminas, la sociedad las ha condicionado a formarse sobre todo para el trabajo de hogar, dejando de lado la parte laboral-profesional y deportiva, además de que por años la mujer también ha sido “utilizada” por los medios de comunicación para llamar la atención y así lograr beneficios para “convencer” y vender. Todo esto ha llevado a la mujer a luchar incansablemente para conseguir un puesto dentro de una sociedad que la ha etiquetado para actividades como estas.

La F1 además de un deporte, por demás elitesco, es también un gran negocio, es una enorme vitrina, donde se exhiben no sólo vehículos, avances tecnológicos y demás intereses económicos y turísticos, las mujeres pueden llegar a ser un gran escalón para lo que con tanta insistencia buscan sus organizadores y directores, es decir, pueden dar espectáculo, pero no solamente por sus atributos físicos, sino por lo que pueden hacer dentro de estos vehículos que mueven emociones. La idea es demostrar que con tenacidad, interés y esfuerzo también las mujeres pueden pilotar un F1, rompiendo así paradigmas y dando un gran y variado espectáculo, o díganme Uds. caballeros sino sería una combinación perfecta? ; )

Saludos.    

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres