Blogia
Las Pequeñas Huellas de mi Mundo

Mis Mundos

Deshojando Mi Margarita I: Cómo llegar!!

Deshojando Mi Margarita I: Cómo llegar!!

Hablar de Margarita para mí es una delicia, simplemente porque me encanta y me desarma el poder ir para allá, pensé en escribir estas líneas para contarles mis experiencias al respecto y venderles la idea, de un sitio ideal para disfrutar, vacacionar, descansar, comprar, asolearse, rumbear y demás cosas que se pueden hacer allá. Sólo hay que atreverse y probar, de ahí en adelante sólo disfrutarla. 

Hay varias maneras de llegarle a la isla, en ferry o en avión, ambas son buenas dependiendo de lo que tengas planificado hacer, por ejemplo, si vas pocos días y no piensas comprar mucho, la mejor opción es el avión, ahora si vas varios días y quieres recorrer playas e ir de shoping, pues definitivamente el ferry es la opción para que puedas llevar tú vehículo. 

El ferry es buena opción, pero hay que estar claro que no es el mejor servicio desde ningún punto de vista, ni siquiera si el pasaje es VIP, las clases y el trato es el mismo para todo el mundo lo que cambia es la tarifa y la ubicación del pasajero, pero de verdad nada del otro mundo. El que conoció el Carmen Ernestina (Ferry Express desde Pto La Cruz) en sus inicios me dará la razón, el Lilia Concepción (el Express que parte desde la Guaira) también tiene sus puntos a analizar. 

Comencemos por Lilia Concepción: 

Cuando por fin logras superar la tortura de la trocha y todo lo que ella conlleva, llegas al Pto de La Guaira, un sitio que vio mejores tiempos, cuando llegas a lo que sería el embarcadero, te encuentra con una infinidad de mini tiendas, cerradas, robadas o clausuradas, sólo muy pocas han sobrevivido y tratan de mantenerse a pesar de la baja afluencia de pasajeros por esa zona, hay que recordar que el ferry desde La Guaira zarpa solo en temporadas altas y encima de eso a dicho puerto ya no llegan barcos de crucero, lo que ha hecho que los negocios allí mueran. No se puede negar la limpieza del lugar (baños, pasillos y sillas) y hasta cuentan con un buen aire acondicionado, pero la soledad y el silencio te hacen reflexionar. 

Que puedes hacer ahí mientras esperas? Visitar 2 bodegones que no tienen nada de particular, una mini tienda de chucherías, periódicos y cigarros, 1 solo restaurantito de comida y ya… en serio no hay más nada abierto, cual es el problema entonces? Que como vienes de Caracas estresado por la trocha y su eterna cola, debes llegar bien temprano casi cual vuelo internacional, aunque seas VIP haces la misma cola de carros y de las personas también no hay ningún tipo de trato preferencial, no hay puestos numerados, lo que implica correr cual fanático en el poliedro para conseguir sillas juntas con mesitas dentro del barco, a eso debes unirles las horas de espera, para embarcar, en un sitio donde no hay casi nada que hacer. 

Cuando logras entrar al barco después de centenares de golpes con los infaltables coleones, aguantando las políticas estúpidas de los Guardias Nacionales para colear gente que viene sin carro y de correr por puentes y escaleras hasta llegar al área VIP, te das cuenta que la barcomoza? Se dirá así jajá jajá va entregando a cada pasajero una bolsita, que no es precisamente de cotillón de bienvenida, resultó ser una bolsa de mareos, entendiendo entonces el porque en las colas se veían personas lanzándose pastillas como locos, cuales drogadictos y encima te dicen que si necesitas más que las pidas en la cafetería.

Bueno ni modo a tomar asiento para salir a la mar…. Pues más vale que no, no habían pasado 15 minutos de haber salido, aún podías ver las costas guaireñas y los galpones del SENIAT atestado de vehículos (y nos dio una rabia eso) cuando comenzamos a escuchar a la gente vomitando, lo peor del caso fue que nuestros vecinos de al lado decidieron antes de zarpar hacer una pequeña merienda, que incluía: donas de chocolates y maní, maltas, 2 potes de papas pringles de cebolla, 2 teteros de leche, un pollo frito con ensalada y un yogurt. Se podrán imaginar después que les ocurrió no? 

El hilo musical del barco fueron las personas devolviendo todo lo que tenían en sus cuerpos, ir al baño o pararse era casi imposible y si se te ocurría ver por los ventanales, sólo observabas las olas del mar con una altura superior al mismo barco y en plena noche, porque el ferry sale a las 4 PM, fueron casi 8 horas de vomito-viaje y no exagero, lo digo con propiedad porque yo formaban parte del grupo de escandalosos descompuestos, no se si sería producto de mi barriga de 5 meses o del pollo que comí en el puerto 3 horas antes de salir o quien sabe que, lo que si les digo es que nunca en mi vida había vomitado tanto, pensé que pariría ahí mismo.

Resulta también que el hermoso y vomitado barco tiene muchas cosas internamente: una tienda duty free (revistas, perfumes, chocolates, bebidas alcohólicas, maquillajes de marca y demás), una sala de video juegos, un salón alfombrado estilo baby gym para niños, 2 restaurante y uno estilo buffet, una orquesta que intentó cantar en vivo pero que los vómitos de sus cantantes le impidieron hacer el show correctamente y pantallas para ver unas supuestas películas que nunca llegaron, solo habían propagandas de restaurantes de Margarita, las indicaciones de salvamento en caso de naufragio (que no se escuchaban) y propaganda política.

Pues de todos estos servicios nada se pudo usar hasta que el barquito chiquitico bajó la velocidad, faltando ya 1 hora para llegar a Punta de Piedras, fue increíble, la mejoraría se sintió en todo el barco, la gente comenzó a moverse, a caminar, a comprar en la tienda y hasta comer. 

Definitivamente el problema es la velocidad del barco y el tipo de corriente por donde pasa, por fin llegamos a puerto… pero no seguro, ya que Punta de Piedras en mi opinión es el puerto más feo, cochino y peligroso que he visto en mi vida, pero bueno nos montamos en la camioneta y arrancamos como almas que lleva el diablo para el hotel (de él les hablaré en otra entrega), llegamos a nuestro destino casi a las 11:30 de la noche, agotados, desgastados pero felices porque estábamos en Margarita. 

En la próxima les cuento como es el trayecto si te vas por Puerto La Cruz y por avión. 

Saludos 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres